El miedo puede heredarse




En Nature Neuroscience (DOI: 10.1038/nn.3594), se ha publicado recientemente un trabajo que podría rescatar el espíritu del Lamarckismo. El miedo a un determinado olor puede pasarse a generaciones posteriores. 
 
Los ratones cuyo padre o abuelo aprendió a asociar el olor de la flor de cerezo con una descarga eléctrica, se ponían muy nerviosos en presencia del olor de esas flores. Aunque nunca hubiesen sufrido las descargas, asociaban ese olor con algo negativo. 

Esta investigación ha sido dirigida por Brian Dias en la Escuela de Medicina de Emory University (Atlanta). En los resultados publicados se ofrecen algunas pruebas de la herencia de recuerdos a través de generaciones . Al mismo tiempo, también se arroja luz sobre el mecanismo biológico por el cual estos rasgos podrían ser pasados ​​de generación en generación . 

Estudios previos han sugerido que los eventos estresantes pueden afectar el comportamiento emocional o el metabolismo de las generaciones futuras, posiblemente a través de los cambios químicos en el ADN que pueden desactivar genes, el mecanismo conocido como herencia epigenética

Aunque se han observado cambios epigenéticos, identificar cuáles son relevantes, es como buscar una aguja en un pajar, ya que son muchos los genes implicados en controlar comportamientos o enfermedades metabólicas.
En el caso del olfato, olores individuales, tales como el olor de la acetofenona (el principal olor percibido en la flor de cerezo) a menudo se unen a receptores específicos en el bulbo olfativo, en este caso a un receptor de olor llamado M71 .  Según señalan los autores, " Como se conoce el gen que codifica este receptor, podemos centrarnos en él, para acotar el campo de trabajo".

Loa ratones machos previamente condicionados para asociar el olor de acetofenona con una descarga eléctrica, desarrollaron "miedo" ante este olor como resultado. También desarrollaron más receptores M71, lo que les permitió detectar acetofenona en niveles mucho más bajos. 

Bryan Dias y Kerry Ressler, también en Emory, tuvieron espermatozoides de estos ratones condicionados y lo utilizaron para inseminar a ratones hembras. Cuando los hijos de estas parejas fueron expuestos a acetofenona se mostraron más nerviosos que cuando olían un olor neutro, a pesar de que nunca habían olido antes acetofenona. Lo mismo puede decirse de los grandpups, los nietos de los ratones condicionados también mostraron este miedo ante el olor.  Cuando las crías se expusieron a un olor diferente, no mostraron ningun tipo de respuesta. 


La descendencia también tenía más receptores de M71 en sus cerebros que los ratones nacidos de padres que no habían tenido el olor acondicionado y eran más sensibles a ella, lo que sugiere que hay algo en el esperma que está informando o permitiendo que esta nueva información sea heredada.

La secuenciación del ADN de los espermatozoides de los ratones abuelo y sus hijos también reveló marcas epigenéticas en el gen que codifica los receptores M71, lo que no se observó en los ratones de control. Los ratones hembra condicionados al miedo a la acetofenona también parecían transmitir esta "memoria " a la siguiente generación , aunque todavía no se han analizado las marcas epigenéticas en los ovocitos.

Moshe Szyf en la Universidad de McGill (Montreal, Canadá), describen los resultados como sin precedentes y sorprendentes. "Esto sugiere que hay una transferencia transgeneracional muy particular, específica y organizada de la información", dicen. Marcus Pembrey de la Universidad de Bristol (Reino Unido) está de acuerdo, y señala que "Ya es hora de que los investigadores de salud pública tomen en serio las respuestas transgeneracionales humanos", dice . "Sospecho que no vamos a entender el aumento en los trastornos neuropsiquiátricos o la obesidad , la diabetes y los trastornos metabólicos en general, sin tener un enfoque multigeneracional . " 

El misterio sigue siendo cómo un mal recuerdo podría conseguir transmitirse a los espermatozoides y los cambios químicos rápidas en el DNA, o cómo estos cambios químicos podrían traducirse en un cambio de conducta en los hijos. Aunque existen algunas teorías, como la presentada en "Cómo heredar un recuerdo".

Otra cuestión es cuántas generaciones afectan tales cambios epigenéticos. "¿El cambio epigenético eventualmente se convierten en genética y luego se fija ? " comenta Szyf . Sin embargo, no todos están convencidos de que los recuerdos de olores pueden ser heredados. Por un lado, no todos los descendientes de los ratones condicionados por un olor, eran más fáciles de asustar que los ratones del grupo control. 

Además, Dias y Ressler han proporcionado pruebas de que los cambios epigenéticos que encontraron en los espermatozoides fueron directamente responsables de los cambios funcionales en el cerebro . " La idea de que algo que han olido y se convierte en "sensible" y puede ser transmitido a través de generaciones es impresionante , pero creo que necesita datos verdaderamente robustos para apoyarlo", dice Isabelle Mansuy en la Universidad de Zurich , Suiza. "Es una cuestión tan importante - una que toca los conceptos fundamentales de la genética y la epigenética - por lo que es extremadamente importante que el diseño experimental sea riguroso y los datos ser interpretados cuidadosamente. "