Neandertales






Neandertales, el desarrollo cognitivo en la infancia.

A través del juego, los niños interactúan socialmente, practican la resolución de problemas y aprenden a innovar, adquiriendo así habilidades que serán indispensables en su fase adulta. Por tanto, la experiencia adquirida durante el juego es de gran importancia para el desarrollo cognitivo. 

Los Neandertales tenían una infancia más corta que los Homo sapiens, lo que afectó profundamente a su capacidad para hacer arte simbólico. A nivel conductual eran muy similares a nosotros, con algunas diferencias importantes que podrían derivarse de su infancia. 

El juego es una parte importante del desarrollo cognitivo de muchos animales, no sólo en los seres humanos, y estar privado de la oportunidad de jugar puede ser perjudicial. Por ejemplo, un estudio realizado en ratas ha demostrado que las ratas que han crecido normalmente, pero sin acceso a “compañeros de juego” sufrieron el mismo tipo de problemas que las ratas que presentan lesiones en su corteza prefrontal, una región del cerebro involucrada en el comportamiento social, pensamiento abstracto y el razonamiento. En otras palabras, el juego forma del cerebro. Pero el tipo de cerebro que tenemos también determina el tipo de juego por el que nos sentimos atraídos y en el que participamos.

Los Neandertales evolucionaron en Europa hace unos 250.000 años, se extendieron a Oriente Medio y al final se extinguieron hace unos 30.000 años. Al igual que sus homólogos humanos hacían herramientas complejas y cazaban grandes animales de caza. También comían pescado, tortugas, liebres y una variedad de plantas, adaptando su dieta a las condiciones locales. Los Neandertales tenían un lenguaje, crearon el fuego y, de vez en cuando, mostraron compasión por los demás y enterraban a sus muertos. La mayor diferencia individual entre neandertales y humanos que podemos ver en el registro arqueológico, radica en la cantidad y la naturaleza de los artefactos a los que se les atribuye una dimensión simbólica evidente. Los seres humanos viven hoy en lo que llamamos una cultura simbólica. Todos los objetos que nos rodean tienen una dimensión simbólica. La ropa que usamos, por ejemplo, envían señales sobre nosotros que no están relacionadas con su función práctica. Formamos relaciones simbólicas donde no existe relación biológica, con los matrimonios, familias políticas, ahijados… El idioma, por supuesto, es otro ejemplo importante de la cultura simbólica, ya que la relación entre las palabras, los objetos y conceptos a los que se refieren es completamente arbitraria y esa es la esencia de un símbolo. 

De los Neandertales también se han hallado algunos restos arqueológicos que señalan la presencia de objetos simbólicos en su cultura. Con fecha anterior a hace 50.000 años (aproximadamente) hay muy pocas pruebas, sin embargo, algunos yacimientos donde se han localizado asentamientos Neandertales (que datan de hace 50.000 - 30.000 años) contienen algunos abalorios, pigmentos, garras de rapaces y evidencias indirectas de la presencia de plumas, todos supuestamente para algún tipo de decoración corporal. Pero estos artefactos palidecen al lado del registro de la cultura material simbólica creado por los primeros humanos que evolucionaron en África hace 200.000 años. Incluso si nos centramos sólo en el período de entre 50.000 y 30.000 años atrás nos encontramos con que los primeros seres humanos crearon flautas de hueso, las pinturas rupestres impresionantes de la cueva Chauvet en Francia e imaginativos adornos personales como cuentas de marfil tallado, figuras talladas con patrones geométricos o criaturas imaginarias como las figura que muestra rasgos humanos y de león encontradas en la región del Jura de Suabia de Alemania (actualmente en exhibición en la feria Art Ice Age en el Museo Británico, Londres) y la pintura de un bisonte-mujer de la cueva de Chauvet (Francia). 

La capacidad de reproducir una forma tridimensional sobre una superficie bidimensional, o "ver" una figura en una pieza de marfil, requiere de una forma completamente diferente de imaginar el mundo. Los Neandertales maduraron más lentamente que los homínidos anteriores, como Homo erectus, pero más rápido que los humanos modernos. Como resultado de ello, tuvieron una infancia más corta que nosotros. Esto se conoce gracias a los enterramientos Neandertales, que han permitido conservar restos de Neandertales en edad infantil, a los que se les ha podido medir su desarrollo. 

Uno de los estudios en particular fue un elemento de cambio, en 2010, Tanya Smith (Universidad de Harvard) donde se estudiaron los dientes de Neandertales y humanos tempranos, contando las líneas de crecimiento diario para calcular la edad exacta. Al compararlo con los patrones de los individuos en crecimiento, Smith llegó a la conclusión que los Neandertales crecieron con relativa rapidez y pasaron menos tiempo dependiente de sus padres. Los Neandertales experimentaron un crecimiento acelerado del cerebro en comparación con nosotros, según una investigación realizada por Simon Neubauer y Hublin Jean-Jaques, del Instituto Max Planck (Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania), quien llegó a la conclusión de que esto significaba que el medio ambiente tiene un menor impacto en sus cerebros en desarrollo . Tomando un ejemplo moderno, el crecimiento acelerado del cerebro en los niños con autismo les resta capacidad de leer las señales sociales y los juegos de fantasía. Lo mismo puede ser cierto para los Neandertales. Esto nos lleva a creer que su percepción del mundo, y su nivel de compromiso con ella, era diferente a la de los humanos. 


Otros post relacionados:

- Neandertales y Homo sapiens, primos lejanos.

Fuente: New Scientist.   All work and no play: Why Neanderthals were no Picasso. April Nowel.
Fuente imagen: wikipedia.org