Los cubiertos modifican la percepción de los alimentos






La Universidad Politécnica de Valencia, el King's College de Londres y la Universidad de Oxford han colaborado en el estudio de la alteración del sabor de los alimentos debido al material del que están fabricados los cubiertos o las características de la vajilla utilizada para servir la comida. Algunos de los resultados de esta investigación han sido publicados en Food Quality and Preference y Journal of Sensory Studies.


Tanto el peso y color de la vajilla en la que se sirve el alimento, como el material del que están hechos los cubiertos afectan a la percepción de su sabor o a la sensación de saciedad.

El que un cubierto sea de plástico o de metal transmite una sensación diferente, de este modo, mientras el plástico lo asociamos a una de menor calidad o cómida rápida, los cubiertos de plata se asocian a un alimento de más calidad.

Según explica B. Piqueras, una de las investigadoras participantes en este trabajo, algunos de los experimentos realizados fueron:

- dar a probar a unos consumidores un mismo tipo de yogur con diferentes cubiertos (metálico y plástico con acabado metálido) los individuos seleccionaron que el yogur consumido con el cubierto metálido tenía mejor sabor.

- evaluar la sensación de saciedad de los consumidores tras comer una misma cantidad de cereales servidos en bols de diferente peso. Así, los consumidores observaron que la menor sensación de saciedad provenía de consumir los cereales servidos en un bol más ligero.

- efecto de los diferentes metales en el sabor básico de los alimentos. En este caso facilitaron a los voluntarios cucharas con distintos acabados: oro, cinc, acero inoxidable y cobre. Con estos cubiertos probaron cremas con diferentes sabores: amargo, ácido, salado, dulce y sabor neutro. Los resultados muestran como algunos materiales aumentaban la intensidad del sabor. El zinc y cobre, proporcionaban un sabor algo amargo y metálico al alimento, pero además realzaban el sabor dominante de este, en comparación con los otros metales.

Como comentan los autores de estas investigaciones, estos resultados pueden aplicarse a restaurantes y servicios de catering, así como al envasado de comidas preparadas.


Fuente: upv.es