Láser biológico





Según el artículo publicado en Nature Photonics, Malte Gather y Seok Hyun Yun (Centro Wellman, han desarrollado por primera vez luz láser biológica a partir de una célula viva. Para ello, modificaron genéticamente células de riñón para expresar la proteína verde flurescente (GFP, Green Fluorescent Protein).

Estas células, colocadas de una en una entre unos espejos de 20 micrómetros de ancho, han sido utilizadas como el "medio activo" del láser, amplificando la luz. Los espejos actuaron como la "cavidad láser" en que la luz rebotó, atravesando repetidamente cada célula.

Al iluminar las células con luz azul, estas respondían emitiendo un intenso láser verde, durante este proceso las células se mantuvieron vivas.

Según los autores, esta novedosa herramienta permitirá detectar procesos intracelulares con una precisión sin precedente. Además, añaden, que actualmente se investiga cómo lograr que una fuente láser externa pueda penetrar en un tejido de forma profunda, con el objetivo de mejorar las actuales técnicas de imagen (diagnósticos o terapias) basadas en luz. Gracias a su trabajo, se podrá atajar el problema de otro modo, amplificando la luz que se encuentre dentro del propio tejido.


Figura. Representación esquemática del láser biológico desarrollado por los autores del trabajo publicado en Nature Photonics. Single-cell biological lasers. Malte C. Gather & Seok Hyun Yun. Nature Photonics (2011). doi:10.1038/nphoton.2011.99