Proteínas como biocombustible






Hasta ahora, los biocombustibles tenían como materia prima carbohidratos y lípidos. El artículo encabezado por Yi-Xin Huo, publicado en marzo en Nature Biotechnology señala a las proteínas como nueva fuente para la obtención de combustibles.

Los autores han modificado la bacteria Escherichia coli, confiriéndole la capacidad de convertir proteínas en alcoholes, hasta 4,035 mg/l de alcohol a partir de 22 g/l de aminoácidos.

Los resultados muestran la posibilidad de utilizar microalgas, bacterias o levaduras como sustrato en biorefinerías.