Absorción y almacenamiento del Retinol (vitamina A)







Tanto el retinol (ROH) como el β‐caroteno son absorbidos por las células de la mucosa intestinal donde el β‐caroteno sufre una digestión enzimática que dará lugar al retinal, molécula que será posteriormente reducida a ROH.

En el interior de las células intestinales, el ROH forma de nuevo ésteres que se agrupan en partículas llamadas quilomicrones. Estos agregados son transportados por el sistema linfático y, una vez en la sangre, se degradan produciendo remanentes de quilomicrón que son procesados en el hígado, donde los ésteres de ROH resultantes permanecen almacenados.

En el hígado, la hidrólisis de los ésteres produce el ROH, molécula que se unirá a las proteínas de unión de retinol (retinol binding proteins, RBP). Dichas RPBs, una vez liberadas a la sangre, se combinarán con transtirretina (TTR) formando un complejo ternario encargado de transportar el ROH hasta los tejidos diana.

El ROH entra en la mayoría de los tejidos libre de RBPs, y en el interior de las células se une a las proteínas celulares de unión al retinol (cellular retinol binding proteins, CRBP) (Noy, 2000), que modularán la acumulación intracelular del ROH.


Si quieres completar esta información, puedes dirigirte a la siguiente referencia:

Noy N. (2000) Retinoid-binding proteins: mediators of retinoid action. Biochemical Journal; 348:481-495.